Las ITS en las relaciones entre mujeres

LAS ITS EN LAS RELACIONES ENTRE MUJERES

Todas las personas somos vulnerables a las ITS, si bien las mujeres que tienen sexo con mujeres no están lo suficientemente atendidas en las estrategias oficiales de prevención.

En nuestro país los informes epidemiológicos sobre ITS de las administraciones públicas no suelen incluir como grupo de estudio a las mujeres que tienen sexo con mujeres, por lo que carecemos  datos relativos a la prevalencia. Estudios de EEUU y de Inglaterra señalan que no menos del 9% de las mujeres que tienen sexo con mujeres han tenido o tienen alguna ITS. Esta invisibilización repercute negativamente en la eficacia de las estrategias de prevención,  dificulta la labor de los agentes de salud, ahonda en las presunciones erróneas sobre la realidad de las mujeres que tienen sexo con mujeres, obstaculiza que sean las mujeres que tienen sexo con mujeres las que decidan el nivel de riesgo aceptable para ellas y que puedan actuar en consecuencia a sus necesidades.

“Los informes de las administraciones públicas no suelen incluira las mujeres que tienen sexo con mujeres.”

Se considera muy poco probable la transmisión sexual del VIH entre mujeres, si bien no quiere decir que no haya habido casos documentados de transmisión del VIH en relaciones lésbicas. La sangre menstrual y los fluidos vaginales pueden ser transmisores del VIH.

El intercambio de secreciones vaginales así como el contacto sexual con mucosas afectadas por una ITS (vagina, boca, recto) suponen riesgo de transmisión para ITS como clamidia, candidiasis vaginal, sífilis, gonorrea, virus del papiloma humano, triconomas, virus del herpes simple genital.

“Las revisiones ginecológicas periódicas son esenciales”.

Las barreras de látex y preservativos femeninos para el interior de la vagina (no irritan ni alteran la flora vaginal, y tampoco producen reacciones alérgicas) son algunos de los recursos que podemos utilizar para conseguir una relación segura. Para los juguetes sexuales se pueden emplear preservativos masculinos (un condón distinto para cada persona y para cada tipo de penetración) o limpiarlos con agua y jabón entre una y otra inserción. Asimismo, recomendamos el uso de guantes de látex para penetración con los dedos o la mano. Y recuerda: las revisiones ginecológicas periódicas son esenciales para detectar posibles infecciones o irregularidades.

 

Archivado en: ITS, mujeres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies