El VIH y los derechos laborales

EL VIH Y LOS DERECHOS LABORALES

En los últimos años, lo avances en la atención sanitaria y en los tratamientos antirretrovirales han permitido a las personas que viven con HIV mantener una calidad y esperanza de vida similar a la de cualquier otra persona.

Sin embargo, esta evolución positiva no es tan significativa en la percepción social del VIH. Aún existe mucha desinformación, desconocimiento sobre las vías de trasmisión y se continúa asociando como un problema exclusivo de determinos colectivos.

Estos prejuicios y miedos son la causa del estigma y de la discriminación que sufren las personas que viven con el VIH en distintos aspectos de su vida, entre ellos, el ámbito laboral.

“Lograr la inserción y la no discriminación laboral de las personas que viven con VIH continúa siendo un reto”.

Pese a existir un marco legislativo que protege el derecho de las personas trabajadoras y unas recomendaciones internacionales y nacionales referidas al VIH y el mundo laboral, encontramos claras situaciones de discriminación como pueden ser la dificultad para el acceso a un puesto de trabajo, las pruebas de detección de VIH como requisito previo a ser contratado/a, despidos injustificados una vez conocido el estado serológico, cambios en las condiciones laborales, discriminación a la hora de optar a promociones internas o, incluso, la falta de confidencialidad de los datos médicos.

Por tanto, lograr la inserción y la no discriminación laboral de las personas que viven con VIH continúan siendo un reto en la actualidad. Para disminuir la existencia de estas situaciones es fundamental dar a conocer algunos datos fundamentales:

Por tanto, lograr la inserción y la no discriminación laboral de las personas que viven con VIH continúan siendo un reto en la actualidad. Para disminuir la existencia de estas situaciones es fundamental dar a conocer algunos datos fundamentales:

  • El VIH no implica un menor rendimiento o mayor absentismo laboral. Una persona con el VIH con buen estado de salud puede tener el mismo rendimiento y capacidad de trabajo que cualquier otra persona. Además, la infección no tiene porqué causar discapacidad, únicamente en aquellos casos que la persona se encuentra en una fase avanzada.
  • Las personas que viven con el VIH no representan ningún riesgo para otras personas en su puesto de trabajo. Por tanto, no existe ninguna justificación para excluir a estas personas del ejercicio de ninguna profesión.
  • No están obligadas, legalmente, a comunicar su estado serológico tampoco en sus puestos de trabajo.
  • El uso de pruebas de detección de VIH es innecesario y, por tanto, no debe ser exigidadas ni como paso previo a una contratación ni en las revisiones periódicas.

Archivado en: derechos laborales, vih

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies