El amor con VIH

EL AMOR CON VIH

La persona que vive con VIH tiende a aislarse y a evitar las relaciones sentimentales asumiendo que pasarán solas el resto de su vida o desechando la posibilidad de una relación con una persona de distinto estado serológico. La idea de transmitir el VIH a una pareja resulta tan aterradora que muchas personas deciden dejar su lado su vida sentimental y/o sexual.

Afortunadamente, hoy disponemos de múltiples recursos para que el riesgo de transmisión sea prácticamente nulo: desde el clásico condón a la PrEP, la PEP o el mismo tratamiento antirretroviral que hace una persona sea indetectable, por lo que el VIH no debería ser un obstáculo para mantener una relación con cualquier persona.

Es habitual que a una persona con el virus le asalten dudas y miedos cuando inicia una relación sentimental. La pregunta es ¿cuándo y cómo revelar el estado serológico? ¿Cómo lo afrontará la otra persona? ¿Cuál será su reacción? Esta situación puede provocar auténticos estados de ansiedad y también es la causa por la que las personas con VIH evitan las relaciones sentimentales.

“Desvelar el estado serológico es una decisión personal que sólo compete a la persona que vive con el VIH”.

Desgraciadamente, no existen normas sobre cómo actuar, y hay tantas posibilidades como personas. Pero siempre teniendo en cuenta que: desvelar el estado serológico es una decisión personal que sólo compete a la persona seropositiva, y que el momento correcto para decirlo es cuando se siente que se está preparado para hacerlo.

No siempre se acierta con la reacción de la otra persona. A veces piensas que te va a rechazar y no es así  y en ocasiones crees que se trata de una persona razonable y que será comprensivo con la situación y su respuesta resulta ser todo lo contrario.

El sentimiento de culpa es clave en la mayoría de los casos. La persona con VIH se siente responsable de llevar una carga y de ocultar algo a la persona que quiere, y el momento de “soltar la noticia” puede ser aterrador.

Desgraciadamente, las respuestas habituales pasan por un “eres un mentiroso”, “me lo tenías que haber dicho antes” o “no quiero saber nada de ti”.  Hay personas que necesitan un tiempo para reflexionar, probablemente porque es la primera vez que se ven esa situación y nunca se la habían planteado antes,  y también hay personas que comprenden la situación y que no le dan más importancia que la que realmente tiene.

“Una persona con VIH lleva un estilo de vida completamente normalizado”.

Cada vez son más las personas que comprenden que vivir con VIH no es una sentencia de muerte y que se puede llevar un estilo de vida totalmente normalizado, asi como disfrutar de una sexualidad plena. Si lo piensas bien, la idea de que una persona haya podido gestionar su problemática en una experiencia de aprendizaje vital para salir reforzado positivamente, puede ser seductor para muchas personas.

De manera frecuente, las personas con VIH tienen parejas que no viven con el virus  Lo que se denomina parejas serodiscondantes. Las personas en relaciones serodiscordantes  se enfrentan a la misma problemática que otras parejas. Sin embargo, suele darse un pequeño conflicto de intereses: la persona seropositiva tiene miedo a contagiar a la  negativa  y la negativa se esfuerza en cuidar a la seropositiva. Esta situación tiende a normalizarse a medida que la pareja se acostumbra a la situación.

Pensar en el sexo como via de transmisión del VIH más que en el potencial de expresión humana y de bienestar emocional es limitar nuestro desarrollo como personas. El sexo es muy importante en una relación íntima, pero pocas parejas se sustentan únicamente de ello a largo plazo. Además, las múltiples expresiones de la sexualidad junto con los métodos de prevención nos permiten encontrar muchos espacios comunes donde sentirnos cómodxs y segurxs.

Al fin y al cabo, tener una relación sana con una persona con VIH no difiere tanto de tenerla con una persona seronegativa. Tratar de tener discusiones abiertas acerca de los deseos, miedos y limitaciones y ponerse de acuerdo con las maneras de expresarse sexualmente, afecta a todas las relaciones en general.

Archivado en: salud emocional, vih

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies